¿CÓMO CUIDAR NUESTRA ALIMENTACIÓN EN CUARENTENA?

El tener que quedarnos en casa altera nuestra rutina y también nuestra dieta, haciéndonos propensos a hábitos no saludables. Aquí entregamos algunas recomendaciones para no descuidar nuestra alimentación en cuarentena.

En este período es fundamental fortalecer nuestro sistema inmune y para ello es clave cuidar nuestra alimentación. Para ello compartimos estos algunos consejos:

  • Además de cuidar el distanciamiento social, no debemos olvidar respetar nuestro ciclo circadiano: dormir lo suficiente, comer saludable y a las horas que corresponde, además de hacer ejercicio físico. Todo eso va a potenciar nuestro sistema inmune para estar mejor preparados ante una infección, no solo por coronavirus, sino también por otros tipos de virus que nos van a empezar a atacar este invierno.
  • Es normal que esta situación nos produzca ansiedad y nerviosismo y que eso se canalice en la comida. Es importante respirar, poner las cosas en proporción, intentar ver el lado bueno. Buscar pasatiempos para hacer en familia o solos. Han aparecido muchas opciones de clases online y gratuitas de yoga, pilates, que son muy útiles para distraer el foco de la alimentación.
  • Para compensar el menor gasto energético al estar en cuarentena, es muy importante complementar una alimentación saludable con ejercicio físico. Con una silla, un kilo de arroz u otros elementos que todos tenemos en nuestra casa, podemos armarnos una rutina.
  • En el contexto de teletrabajo, donde se hace más difícil respetar los horarios de comida y colaciones, es importante ser disciplinados y preocuparnos de comer cuando corresponda y bien. Usar recordatorios o alarma del celular para eso si es necesario.
  • Lo ideal es comer en familia, así le damos el ejemplo a los niños. “Es mucho más saludable comer conversando, en un ambiente grato, a estar todos pendientes de las noticias y el celular. Tratemos de evitar tocar temas sensibles en la mesa para comer tranquilos”, aconseja el equipo.
  • Preocupémonos de consumir alimentos de buena calidad: prefiramos frutas y verduras, no tanta masa y azúcar refinada.
  • Evitar lavar frutas y verduras con cloro porque puede ser tóxico, especialmente para niños y lactantes. Tampoco usar alcohol gel mientras se cocina, ya que se han registrado lesiones por quemaduras. Es preferible usar detergentes especiales para ello disponibles en el mercado; si eso no es posible, utilizar una solución de una porción de cloro por diez de agua. Lavar primero con esa dilución y luego enjuagar con mucha agua fresca.
  • Con respecto a los adultos mayores, en especial lo que están solos, es importante mantenerse en contacto con ellos para cuidar su estado de ánimo y también su alimentación. Preguntarles qué están comiendo, motivarlos con recetas fáciles y entretenidas para que estén bien alimentados en este período.
  • Idealmente no comenzar ninguna dieta especial o alternativa en este período. Lo ideal es preocuparse de consumir muchas frutas y verduras frescas y alimentos de buena calidad, ojalá no procesados. Limitar el uso de alimentos en conservas, ya que su consumo en exceso a la larga puede resultar dañino.
  • Es fundamental mantenerse hidratado. Especialmente cuando se está ansioso, ya que muchas veces no sabemos si es sed, hambre y comemos innecesariamente. Incluso para tener ocupadas las manos.
  • Los alimentos y lácteos con probióticos son efectivos para ayudar a fortalecer nuestro sistema inmune.